Debut de Edu Oriol con el brazalete de capitán

Después del debut de Edu Oriol con el brazalete de capitán el pasado viernes en Marbella frente al Celta de Vigo, repasamos la trayectoria deportiva de uno de los jugadores más queridos por la afición atletista.

Edu comenzó su andadura en el mundo del fútbol en su tierra, en Cambrils, junto a su hermano Joan y a sus amigos, donde creció como futbolista en la E.F.V Cambrils, del que a día de hoy sigue guardando un gran recuerdo. Después de sus inicios en el fútbol base de su ciudad se marchó a las categorías inferiores del CF Pobla de Mafumet en 2005, tras pasar un año en el club de Tarragona, se marchó cedido en la 2006/07 al Reus, para volver la temporada siguiente al Pobla de Mafumet. 

Tras dejar atrás el club tarraconense, el actual jugador del Atlético Sanluqueño se marchó en la temporada 2008/09 al UE Sant Andreu, por aquel entonces en Segunda División B, llegando a disputar el playoff de ascenso a Segunda. Después de la buena campaña realizada en el Sant Andreu, Edu Oriol acabaría firmando en la 2009/10 con el filial del Fútbol Club Barcelona, también en Segunda División B, aunque ahora sí, el actual lateral acabaría consiguiendo con el Fútbol Club Barcelona el ascenso a Segunda A en su primera temporada como culé. En su debut en Segunda a la temporada siguiente, con el actual seleccionador nacional Luis Enrique al cargo de ese equipo, tanto Edu como el conjunto blaugrana realizaron una magnífica campaña, terminando en tercer lugar en la categoría de plata del fútbol español, la mejor clasificación en toda la historia del Fútbol Club Barcelona “B”. No solo éxitos deportivos se llevó Edu Oriol de esas dos temporadas en Barcelona, también grandes amistades, como por ejemplo la del sanluqueño Nolito, una amistad que surgió por aquel entonces y que sigue hasta el día de hoy.

Las dos buenas temporadas en Barcelona, sobre todo la última, hizo que Edu Oriol diera el salto a la máxima categoría del fútbol español, el de Cambrils firmó en la 2011/12 con el Real Zaragoza, debutando con todo merecimiento en Primera División, y siendo un hombre muy importante para que los maños permanecieran un año más en Primera.

Tras jugar otra temporada más en el Real Zaragoza y al no poder conseguir ese año la salvación, Edu vivió en la 2013/14 su primera experiencia internacional tras marcharse al Khazar Lankaran de Azerbaiyán, donde logró ganar la Supercopa de Azerbaiyán, bajo las órdenes del mítico Benjamin Toshack.. Tras desvincularse del club azerbaiyano, el catalán firmó con el AEL Limassol de la liga chipriota.

Después de abandonar Chipre, Edu volvió a coger las maletas para marcharse  a Inglaterra en la temporada 2014/15 para jugar en el Blackpool, que entonces disputaba la Championship, la segunda categoría del fútbol inglés. En esa misma campaña, Edu Oriol abandonó la ciudad de Blackpool para irse a jugar a Rumanía, en el Rapid de Bucarest.

Tras dos años fuera del fútbol español, Edu volvió en la temporada 2015/16, y lo hacía para jugar en su tierra, en Cataluña. En esta ocasión, se enroló en las filas de la Unió Esportiva Llagostera, que por aquel entonces vivía sus mejores años disputando la Segunda División A. Precisamente, esta temporada, el lateral volverá a jugar con el Atlético Sanluqueño contra el que fuera su equipo aquel año .

En junio de 2016 y tras abandonar la UE Llagostera firma con el Tenerife para seguir jugando en la categoría de plata. Una temporada en la que Edu Oriol no tuvo suerte con las lesiones, las cuales le impidieron disfrutar de minutos con el conjunto tinerfeño.

Finalmente, tras abandonar Tenerife, Edu se marchó en la 2017/18 a la UD Ibiza, que militaba en Tercera División y con quien consiguió ascender a Segunda División B en ese mismo año. La Unión Deportiva Ibiza se convertiría entonces en el último club con el que Edu Oriol jugó antes de llegar a Sanlúcar de Barrameda.

Una llegada a Sanlúcar que se produjo en 2018 y que ya va por cuatro años, cuatro años que han servido para que Edu Oriol se convierta en uno de los jugadores insignias del Atlético Sanluqueño y en uno de los jugadores más queridos por la afición, por su nivel, su compromiso y entrega a este escudo desde el primer día que llegó a El Palmar.  Cuatro años donde se ha ido enamorando de una ciudad y de unos colores. Colores que el pasado viernes tuvo el privilegio de capitanear, y lo hizo precisamente delante de uno de los mejores amigos que le ha dado el fútbol, Nolito, uno de los “culpables” de su llegada al Atlético Sanluqueño.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This