Entrevista a Marco Valle, entrenador del Benjamín A.

El nuevo portero del Atlético Sanluqueño, y canterano del club, ha estado a lo largo de varios años compaginando su faceta de portero con la de entrenador, dirigiendo a equipos de la cantera verdiblanca. Esta temporada que ha finalizado, al frente del Benjamín A junto con su compañero Cristóbal, han logrado hacer historia, quedando primero en su subgrupo, siendo la primera vez que esto ocurría en el Atlético Sanluqueño, obteniendo unos números espectaculares; 12 victorias y 2 empates. Finalmente, los benjamines del Atlético Sanluqueño perdieron la final contra el campeón del otro subgrupo en la prórroga, a pesar de la derrota, este resultado no puede empañar la gran temporada realizada por los jóvenes canteranos, los cuales no llegaron a perder ni un partido en el tiempo reglamentario.

-¿Qué valoración haces de la temporada?

Ha sido una temporada magnífica en todos los sentidos, a nivel de aprendizaje, tanto como para los entrenadores como para los niños, que al fin y al cabo son los protagonistas de esto. Cuando comenzamos a entrenar en octubre por el tema de la pandemia hasta finales de junio, el equipo evolucionó muchísimo en todos los sentidos, era una categoría exigente a nivel deportivo, pero este equipo ha respondido superando las expectativas, son unos chicos estupendos y con muchas ganas de aprender y disfrutar, de ahi los resultados (hablando de aprendizaje).

-¿Qué importancia ha tenido tu compañero Cristóbal esta temporada?

Del 1 al 10, un 10, llevamos muchos años compartiendo banquillos juntos, somos muy amigos dentro y fuera de los banquillos, que influye mucho, ya que es importante conocerse bien en todos los aspectos, él es muy importante para mí en todos los sentidos, y yo para él también. Dentro del campo tenemos una visión parecida de ver el fútbol, creo que eso ayuda para llevar al equipo a buen puerto.

-¿Cuál ha sido la clave de los grandes resultados obtenidos este año?

La clave ha sido la predisposición de los niños por aprender, el grupo ha sido magnífico, son niños encantadores y con muchas ganas de aprender, y de mejorar día tras día, también los padres siempre han dado facilidades en todos los aspectos a la hora de entrenar, que eso también influye mucho para esas edades, este grupo es una gran familia porque todos vamos a una.

-Después de la gran temporada regular realizada por el equipo, ¿se sufrió mucho tras perder la final?

Los 15 minutos después, al fin y al cabo, son niños y a todos nos gusta ganar, pero en este club hemos dado prioridades a otros valores, este grupo ha ganado prácticamente todo desde que eran prebenjamines, y este año no hemos perdido ningún partido en el tiempo reglamentario, excepto la final. Ganamos más que perdimos, porque dimos una lección de saber perder a todos, los niños cuando acaban el partido se olvidan del resultado al cabo de la hora, solo quieren volver a jugar.

-¿Cómo se consuela a unos jugadores tan jóvenes tras perder una final?

Haciéndoles saber que se pierde más que se gana, les explicamos que en el deporte esto es así, nosotros no entrenamos para ganar, entrenamos para formar y enseñar unos contenidos en función a cada edad y niño en concreto. En cuanto terminó la final e hicimos el pasillito a los campeones, les explicamos lo que habían conseguido, no es fácil llegar donde llegaron y de la manera que lo hicieron, sin renunciar a una idea con la edad que tienen.

-Siempre suelen surgir complicaciones cuando se trata de equipos de cantera tan jóvenes, pero ¿cómo ha sido este año trabajar con la pandemia?

Este año ha sido un poco más complicado de lo normal, en cuanto a limitaciones , horarios, instalaciones y para algunos niños el no sentir que sus padres estaban cerca en los entrenos les ha costado un poco más, pero el club siempre ha intentado facilitar a todos los equipos de cantera dentro de nuestras posibilidades y es algo de agradecer el trabajo que hacen a la sombra, también la predisposición de los padres, ejemplares en todo momento.

-En el fútbol base, ¿cómo hacéis los entrenadores para que los jugadores lleven a la práctica vuestras ideas?


Creo que en edades tan tempranas es muy complicado, y a la vez fácil, los niños solo quieren jugar, y hay que realizar entrenos en función de cada edad, pero siempre con balón y para la diversión, lo más importante es que sientan el convencimiento de una idea y que se vean capaces de realizarla.

-¿Por qué la cantera del Atlético Sanluqueño saca tan buen rendimiento con los pocos recursos con los que puede contar?

Creo que es algo difícil de ver desde fuera, pero tiene una explicación muy lógica. Porque desde dentro exprimimos todo lo que tenemos al máximo, con muy poco somos capaces de sacar mucho, y colaborar unos con otros para que el barco vaya al mismo puerto, todos tenemos el mismo objetivo, que es que el club siga creciendo en línea ascendente, y sacar el máximo rendimiento de cada jugador, para que en un futuro pueda jugar en El Palmar como sueña la mayoría de canteranos, yo por suerte me siento muy afortunado de cumplir uno de mis sueños.

– ¿Cómo has compaginado el entrenar con jugar al fútbol?

Lo llevo bien, al fin y al cabo, son muchos años con la misma monotonía, estudios, entrenar y jugar, cuando haces lo que te gusta al fin y al cabo no te cuesta trabajo, si me faltase algo de las dos cosas sentiría vacío. El año pasado jugaba en Jerez, me quitaba más tiempo para mí, pero este año tengo la suerte de jugar en casa y poder tener más tiempo para dedicármelo a mí y a seguir formándome como entrenador.

-¿Te gusta más entrenar o jugar al fútbol?

Son sensaciones distintas, disfruto mucho en ambos sentidos, pero soy muy joven, y ahora mismo mi prioridad es jugar al fútbol, es como más disfruto, para entrenar tendré muchísimo tiempo en un futuro, pero espero poder compaginarlo siempre.

-¿Cuándo te surgió esa inquietud por ser entrenador?

Siempre he tenido la devoción de ser entrenador, con 14 años ya echaba un cable a algunos equipos con los porteros, con 15-16 ya empecé en la Escuela, y ayudando a Cristobal, después he tenido la suerte de tener siempre cerca mía a Misael, que a pesar de ser tan joven confió en mí para darme la responsabilidad con 17 años de llevar a un equipo, es una persona a la que aprecio mucho por todos los años que llevo con él, y la que me da muchos consejos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This